29 marzo 2015 Madrid, Un jamón

torreznos

Muchas veces lo decimos, no se puede juzgar un establecimiento cuando se ha visitado en días especiales (festivo, al lado de un campo de fútbol cuando hay partido,…) es decir, cuando son condiciones especiales. Nosotros tenemos la suerte de poder asistir a los establecimientos en días de diario, donde está todo más calculado, la relación cocina/personal/comensales está equilibrada porque es prácticamente igual a diario. Comentamos este tema porque vamos varias veces a diario pero la última vez ha coincidido en festivo y es diferente. Estaban desbordados y había falta de algunos platos, que normalmente son especialidad, pero que se habían terminado.

Situado en la calle Hermanos García Noblejas, una de las más largas de Madrid. Es un local amplio, con facilidad de aparcamiento, con dos plantas y un buen servicio, eficaz y profesional. Una barra cómoda y muy surtida donde se puede esperar tranquilamente al resto de comensales o tomar un aperitivo. Si os gusta el ambiente gastronómico vais a disfrutar, pues es una barra de las antiguas, con ensaladilla, boquerones en vinagre, aceitunas y unos espectaculares y atractivos torreznos de Soria.

Patatas Ricas

Hay dos especialidades que como decíamos al principio se habían agotado: el pulpo y la paletilla de lechal, pero enseguida hemos encontrado una consistente y deliciosa sustitución. Para compartir hemos tomado unas croquetas de dos sabores (Queso y cocido), ensaladilla rusa y unos huevos estrellados con jamón. Todo ello en su punto de sabor y las croquetas de cocido muy sabrosas. Los huevos estrellados muy ricos, pues el contraste era ideal. Pero esto son las entradas, el verdadero festín llega con el segundo plato.

solomillo de cebón

La especialidad son las carnes rojas. Varios cortes, varios tipos pero todas de excelente calidad. Indicar que para personas que quieran una carne más ligera, menos voluminosa, está el típico filete de ternera con patatas que niños o personas mayores pueden tomar sin ningún problema. Pero empecemos por el solomillo de cebón, un corte contundente, que puede ser acompañado de salsa roquefort o pimienta con una guarnición de patatas panadera. El lomo de buey, igualmente se puede acompañar del mismo tipo de salsas. Para nosotros es mejor al natural, sin salsas, una carne con roquefort se come el sabor de la carne. Pero…

lomo de buey a las brasas

Por otro lado también hay otro tipo de carnes, la susodicha paletilla de cordero lechal que se había terminado y las chuletitas de cordero lechal a las brasas, media docena de las mismas acompañadas de patatas fritas naturales, hechas en casa. Por último las costillas, que pueden ser de dos clases:eróticas o con miel. Hemos pedido las eróticas por eliminación, porque no queríamos las de miel, pero desconocemos (tampoco lo hemos preguntado) el motivo de denominarlas eróticas ¿porque no tenían nada?. Puede ser.

tarta de queso

Los postres un poco limitados, pues los helados no se sirven en bolas, sino en tarrinas o el formato que haya preparado el fabricante (cucuruchos, etc.), no hay helados para tomar (pequeños bombones, etc.). La otra oferta son tartas, de queso son la elegidas en esta ocasión. Con un café ha terminado esta prolongada comida, pues hemos empleado tres horas. En día de diario no hubiera llegado a la hora y media.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *