28 junio 2017 Cáceres, Remitido

02901OKS

Ficha

Atrio Relais & Chateâux

Plaza de San Mateo, 1

Cáceres

Teléfono: 92 724 29 28

Nuevos vinos, nuevos menús y nuevas metas. Y también mucha ilusión es como Jose Polo y Toño Perez afrontan el 30º aniversario de Atrio Relais & Châteaux, con el objetivo de convertir a Cáceres en una referencia para el turismo más exclusivo a nivel mundial. Para ello, además de las innovaciones en la cocina y de nuevas referencias vinícolas (que vienen a engrosar la que está considerada como una de las mejores bodegas de España y de Europa), sus propietarios han anunciado que acaban de adquirir una casa palacio en el centro amurallado con vistas a ampliar el hotel con entre 10 y 12 residencias de lujo.

Atrio nacía hace 30 años en Cáceres de la inquietud de dos amantes de la buena mesa por crear un restaurante del estilo de los que a ellos les gustaba visitar. Jose Polo se ocupaba de escoger los vinos (“al principio comprábamos los que veíamos en las revistas”, recuerda) mientras Toño Perez se iba haciendo fuerte en la cocina. Para ello durante los primeros años no dejó de viajar y realizar stages en diversos restaurantes como Arzak, el Bullí, el madrileño Jockey o Jean Pierre Bruneau, en Bruselas, donde adquirió las bases para desarrollar su propio estilo.

FOTO ANTIGUA

El nuevo menú degustación hace gala de esa cocina sincera, madura, reflexiva y despojada de toda floritura, de esa búsqueda de la pureza del sabor y del gusto del cocinero por mezclar productos del mar añorado en Extremadura con el cerdo ibérico que nace en sus dehesas. En él destacan platos como la ostra a la parrilla con vermú, el bao de tinta de calamar y guiso de cerdo ibérico (un guiño al finger food) o la empanadilla de taro (un tubérculo crujiente pero nada graso y sin gluten) rellena del clásico guiso extremeño de tomate y comino pero aderezado con un irreverente toque de curry que hace de éste uno de los mejores platos de esta temporada.

CEVICHEb

También sobresalen el ceviche sólido con su ritual para potenciar el sabor, el carabinero en tres servicios y el atún, que se sirve con un finísimo velo de papada ibérica que se funde en contacto con el pescado desvelando la calidad de un animal que solo ha comido bellotas. Además de la degustación hay un menú con los platos de siempre entre los que se incluyen la cigala con careta (un clásico por el que no pasa el tiempo) o las gambas marinadas.

CALAMAR  03A la experiencia gastronómica se suman esta temporada nuevos vinos y nuevas verticales que ampliarán en unas 1.000 más las 3.400 referencias con que cuenta actualmente la bodega de Atrio. Una bodega que está considerada como una de las mejores del mundo, galardonada con el Grand Award de la prestigiosa publicación norteamericana Wine Spectator desde 2003 (año en que se convirtió en la primera bodega española en ostentar esta distinción) hasta la actualidad. “Hemos reforzado zonas que teníamos más descuidadas como Italia o el Nuevo Mundo (Australia, Chile Nueva Zelanda, Argentina y Napa Valley) aunque sin dejar de lado los grandes Crus de Borgoña y nuevas verticales de vinos de Burdeos”, explica José Luis Paniagua, sumiller que atesora una colección en la que las verticales de Chateau Latour, Chateau Margaux, Romanee Conti o Chateau d´Yquem siguen siendo las estrellas.

ATRIO (22)

Pero Atrio, un hotel que pertenece a la exclusiva familia de Relais & Châteaux, es mucho más que una magnifica cocina y una bodega única en el planeta; es un espacio de sensaciones y de detalles donde todo, desde la arquitectura, la luz, los colchones y las amenities de la habitaciones, los cuadros que coronan cada estancia (entre los que se encuentran obras de Warhol, Saura, Tapies o Thomas Ruff que “te ven dormir”) hasta, por supuesto el servicio, arropa y cautiva a quien lo visita. Y es que “más que recibir, en Atrio acogemos”, asegura su directora Carmina Márquez.

Así, con el fin de “ahondar aún más en esa filosofía de recibir, mirar y agasajar”, sus propietarios abrirán en un futuro a medio plazo entre 10-12 suites de puro lujo que tendrán, para empezar, servicio de mayordomo personal. Para ello han adquirido la Casa Palacio de los Paredes-Saavedra, ubicada a apenas 20 metros del hotel y construida entre finales del siglo XIV con elementos de estilo mudéjar, gótico y renacentista.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *