21 septiembre 2008 Caprichos, Madrid

puerta
Un capricho … muy típico de Madrid, los caracoles en salsa.

Está situado en el famoso Rastro madrileño, lugar frecuentado por turistas, personas que buscan objetos que no pueden encontrar en otro sitio, pero sobre todo curiosos. Es inmenso el río de personas que los domingos, a partir de las 10 de la mañana circulan por el mismo, siendo prácticamente imposible andar por él.

caracoles

Pero si merece la pena visitar Casa Amadeo, situado en plena plaza de Cascorro, casi a la entrada de la calle principal del Rastro según se viene de la Plaza Mayor.

Este bar denominado CASA AMADEO-LOS CARACOLES fué fundado en el año 1942, siguiendo su fundador al pie del cañón, encantado con servir los productos que prepara según recetas antiquísimas.

codillo

Por supuesto, la especialidad de la casa son los caracoles, pero en la misma olla han estado cociendo chorizos, oreja, codillos de jamón y otros productos, por supuesto también ligth, con los que se obtiene un caldo que hace revivir, sobre todo en invierno.

El trato amable que Amadeo ofrece a los clientes permite encontrarse como en la propia casa, pues lleva mucho tiempo dedicado al tema. No es necesario pedir raciones completas, pues facilita disfrutar de los distintos productos con porciones adecuadas.

antiguo

Si queréis dar una sorpresa en casa, dispone de unos envases especiales para llevar los caracoles, fáciles de transportar y sin peligro de mancharse.

Por supuesto los caracoles son la estrella de la casa, pero no olvidéis pedir oreja de cerdo, está adobada con unas hierbas que sólo él sabe hacer.

pimientos

No desmerecen en absoluto los pimientos rojos, preparados de una forma sencilla pero que realzan todo el sabor de los mismos. Un plato para degustar tranquilamente.

En el local se puede fumar, si bien las mesas son muy reducidas, no hay servicio de mesas, siendo lo típico tomarlo en la barra, pues además se está cerca de lo que se “cuece” (nunca mejor dicho).

barra

Un lugar donde el colesterol y el régimen alimenticio se deben dejar de lado por un día.

También te puede interesar

Comentarios

9 comentarios
  • rastrillo

    La verdad es que lo del colesterol hay que dejarlo aparte. Yo creo que esto no puede hace daño, con lo bueno que está.
    De vez en cuando hay que darse un homenaje de estos, porque “Amadeos” quedan pocos.
    Que siempre siga Amadeo con ésta simpatía y atención al cliente.
    Por favor, si se retira algún día, que enseñe las recetas a alguien. No se pueden perder, hay que declararlas patrimonio de la humanidad.

  • sabroso

    Me han recordado a los caracoles de toda la vida, las personas que somos un poco mayores nos pasa esto. Rejuvenecemos unos años.
    ¿Queda algún sitio de los famosos mejillones con salsa? Si lo encontráis ponerlo en la guía.

  • 23 años

    Son como los caracoles de mi abuela. Están tremendos! No puedo esperar a volver a comerlos!

  • Carlos Lopez

    Un gran saludo a don A madeo desde Mexico y espero tener la oportunidad de visitar Madrid proximamente y disfrutar de los deliciosos caracoles en su grata compañia

  • Gerardo

    Todo un timo dado lo caro de las raciones con lo exiguo de las cantidades. El lugar sólo tiene de popular el aspecto, porque los precios son de barrio pijo. Os recomiendo probar suerte en otros de la zona porque en éste el camarero será muy simpático, pero luego la simpatía también la cobra en la factura.

  • Jesus

    Muy simpatico el tal amadeo, pero borra la sonrisa de sus clientes cuando les da la cuenta. Por una
    racion de caracoles y tres cañas no clavo casi 18€. Todo un atraco.

  • Maite

    Pues a nosotros nos cobraron 34 euracos por unos caracoles, unos callos y cuatro vinos…las raciones muy escasas por cierto y el vino del monton, menos mal que no nos dio por pedir un rioja…los caracoles muy ricos pero no vuelvo.

  • pirulero

    Una estafa, por precio, calidad, sanidad, etc. Dos cañas y ración de caracoles casi 17 eurazos. Nada del otro jueves. Lo mismo da que pidas todo sabez al mismo perol de grasa. En la calle Arenal, media ración de jamón 5 Jotas y dos Riberas del Duero y no llegó a 17 euros. Lo que se aprovecha este hombre de la fama que le han dado por Internet.

    • Ya decimos al final del artículo que el colesterol y el régimen se deben dejar a un lado cuando se visita esta taberna, bar o como lo queramos llamar.
      No estamos de acuerdo que la fama se la hayan dado por internet, nosotros publicamos este artículo en septiembre del 2008, pero lo conocíamos desde hace muchos más años, en mi caso desde el año 1969, fíjate si hace tiempo. Estamos de acuerdo que es un poco caro, pero… se paga el sitio y la receta. En la barra está una hija suya (o estaba, hace tiempo que no vamos), pero que no va a seguir la tradición. Será uno de los lugares que desaparecerá, para desgracia de los amantes de las recetas clásicas y naturales. La Taberna fué fundada en 1942, Internet nació en España en el 1995 aproximadamente, es decir, 53 años después. Muy tarde para coger la fama.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *