25 septiembre 2008 Madrid, Un jamón

cabg

Nada más llegar al pueblo, es el primer restaurante que nos encontramos, a mano derecha (solamente hay una entrada). Tiene una pizarra donde se describen todas las creaciones culinarias que se encontrarán en el interior.

Dado que en el pueblo hay unos 14 restaurantes, 2 hoteles rurales y varios bares, cuando solamente están censados 12 habitantes, teníamos nuestras dudas de si comer en el mismo o irnos a otro lugar.

casas

Hemos utilizado la táctica de siempre, que recomendamos. Pedir un refresco, cerveza, vino, etc., cada uno lo que acostumbre y alguna ración. Si la prueba resulta satisfactoria, nos quedamos a comer, caso contrario nos marchamos.

En este caso la prueba han sido unas croquetas, existen de jamón y de cabrales, las hemos pedido mixtas. Nos han servido cuatro de cada clase, no sabemos si ha coincidido porque éramos cuatro comensales o porque la ración tiene ocho. Una vez superada la prueba hemos decidido quedarnos.

migas

Para compartir hemos pedido unas migas del pastor (si no es la especialidad de la casa, deberían serlo), pues vienen con chorizo, uvas y muy bien preparadas.

También hemos pedido ensalada de pimientos asados con ventresca. Los pimientos muy bien asados, no de bote, naturales y bien preparados. La ventresca también muy correcta.

ensalada

De segundo nos hemos decantado por las chuletillas de lechal en uno de los casos. Ración muy completa, abundante, chuletas de lechal verdadero. Se acompañaban de patatas fritas.

Como no habíamos probado “platos de cuchara” en los primeros, uno de los comensales se pidió judiones. Una ración servida en cazuela de barro, consistente, judiones auténticos, chorizo, morcilla, oreja, es decir, productos que no dejan lugar a que los judiones queden “tristes”. Un gran plato y muy conseguido.

chuleton

Otro apartado fué el chuletón de Avila. Gigantesco, servido en fuente de barro pero que superaba en medida a la misma. En su punto, preparado a la brasa. Os recomendamos que si pedís este plato, a no ser que seáis de muy muy buen comer, lo compartáis. Hay suficiente para dos personas con el plato que sirven.

chuletas

Como postre tomamos café de puchero (había cafetera, pero desconocemos por qué ofrecía el café de puchero). No pudimos con los postres caseros que nos ofreció (tarta de queso con arándanos, puding, flan y otros).

  • Precio Medio: 20 euros con vino y la cata (dos cervezas, dos refrescos y las croquetas)
  • Recomendación: En festivo hay que dejar el coche lejos y para subir hay mucha cuesta.
  • Plato preferido: croquetas, migas
  • Dirección:
    El Chiscón de Patones de Arriba
    (En el ticket figura El mesón de Patones de Arriba)
    Travesía de la Iglesia 2
    Patones de Arriba (Madrid)
    Tel.: 91.843.21.66

También te puede interesar

Comentarios

9 comentarios
  • Juan Manuel

    Excelente, lo hemos conocido mi mujer y yo hace 2 años. Desde entonces vamos cada vez que venimos de La Coruña con menos frecuencia de la que quisiéramos. Como buenos gallegos algo entendemos de “comiditas” y puedo asegurar que los platos que prepara Manuel (así se llama el dueño) son algo “de chuparse didís” que dirían mis hijos.
    Habeis escrito sobre las croquetas, chuletón, judiones, etc. pero no habéis dicho nada del rabo de toro (¿no lo tendrían ese día?)es delicioso mantequilla pura con un sabor impresionante y además muy económico.
    Teneis razón en el problema del aparcamiento,es imposible cualquier sábado, domingo o festivo, lo ideal es ir lunes, martes o miércoles; se aparca delante de la misma puerta y tiene los mismos platos que los días de afluencia.
    En esta época (primavera) es una delicia sentarse a la puerta del local en una mesita con sol y sombra y una buena jarra de cerveza con unas croquetitas de jamón y cabrales para “abrir boca”.
    Si alguien tiene ocasión en esos días ¡ánimo! quedaréis encantados

  • carlos

    Puedo decir sin lugar a dudas que he comido varias veces en el restaurante El Chiscón, y solo puedo decir que es una maravilla, la calidad es estupenda y los dueños son unas personas encantadoras con un trato familiar.

    Recomiendo sobre todo, las croquetas, judiones y sus carnes sin olvidarme de la estupenda tarta de queso

  • Juan Lasa

    Acabamos de llegar de pasar un día en Patones y gracias a este pequeño restaurante y su estupenda comida a sido perfecto.
    Una carta no muy extensa, pero en la que se nota la mano casera de los dueños, Pilar y Manuel. Que cocinan y atienden de Maravilla.
    Sitio pequeño ( Hay que reservar), al estilo patonero, pero de relación calidad/precio estupenda. Carnes de primera, abstenerse vegetarianos (excepto deliciosas croquetas de cabrales , o ensalada de la casa con atún, no encontraran mucho mas).
    De los postres a cada cual mejor, todos caseros!!
    No olviden pedir vino de la casa, es de la zona, con caracter y sabor de Patones.
    Muchas gracias por descubrírmelo, volveremos.

  • Luis lasa

    en su punto
    Después de leer los comentarios de que comer en Patones de Arriba era muy caro, he de decir que me ha sorprendido gratamente, a ver, no es que sea barato, tampoco es eso, pero no se diferencia mucho de comer en cualquier sitio de Madrid que se salga del menú. Buenas raciones para los entrantes, y las carnes se salen del plato, abundantes y muy buenas.
    Imprescindible reservar porque es muy pequeño.

  • Monica

    Gracias a mis amigos hemos conocido este pequeño pero “matón” restaurante. Estuvimos el fin de semana pasado y no nos pudimos ir más satisfechos. Quien dijo que comer en Patones era caro?. Los primeros platos oscilan entre 5 y 7 euros y un chuletón de medio kilo 13,75, o un lomo de buey (que fue lo que pedimos) lo mismo. Tienen también raciones, exquisitas sus croquetas de jamón y de cabrales, ah! y sin olvidar sus judiones, de los que pedimos media ración. Los postres, hechos en casa, como debe ser. El trato, cordial y familiar. Lo recomendamos sin dudas.

  • José y Fina

    Genial la comida!!!
    A 36 € dos personas, con dos entrantes y carnes a elegir para cada uno, vino de la tierra y cafe incluido, no hemos podido dar cuenta de todo !!! Nos dieron taper para llevar. Carne escelente, y tapas para disfrutar. El postre, si queda sitio, está a la altura de lo anterior, casero y bien de cantidad.
    Aparcar lo peor, mejor dejarlo en el descampado a 200 metros del pueblo y andar un poco, que embotellarse mas adelante.
    Eso sí, hay que reservar antes. El sitio es pequeño y cada vez se queda más, para la demanda de gente que lo conoce.

  • David

    El sitio es muy pequeño de ahí el nombre, pero no solo eso, el servicio es pésimo, confunden lomo de buey con el entrecot, la carne es de segunda y dura. Regenteado por un cocinero que parece tener poca idea de cocina y la mujer es más amable y sufrida. No aconsejo éste sitio para nada. Hay otro sitios en Patones de Arriba más destacables y que no quiero que decir para no hacer publicidad sin pasar de 20€ el menú y que animo a descubrir… Un saludo.

    • David, lo sentimos, pero todos los sitios son pequeños, pues el pueblo también es muy pequeño. No es que queramos defender a nadie pues no tenemos ninguna relación, ni que tú tengas razón, pero la carne, desgraciadamente, es el proveedor el que unas veces la sirve mejor que otras, nos lo han comentado en muchos establecimientos. O quizás haya cambiado de dueño últimamente. Tu comentario queda reflejado e intentaremos averiguar más datos.
      Muchas gracias por leer nuestra Guía.

    • Gema

      Me parece que no sabes ni lo que dices, perdona. No es normal que todo el mundo alabe la carne del Chiscón y de repente tú digas que es de segunda. Eso es imposible. Alguna confusión has tenido

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *