24 junio 2016 Otros Países, Rincones

Le-d'Helice_Guiamaximin01

Un nombre original pues mezcla en el mismo el contenido de su cocina y el entorno donde está instalado que no es otro que una base de hidroaviones que se utiliza para funciones oficiales pero también deportivas, pudiendo ser alquilados para hacer un recorrido por el lago y apreciar las maravillosas vistas que se divisan desde las alturas en esta zona de Les Trois Rivières,

Es un restaurante muy acogedor, donde nada más entrar se siente el calor del hogar como el calor de las personas que nos reciben, agradables, resolviendo cualquier duda pues es una zona muy turística. Decimos el calor del hogar porque aunque en verano pueda llegar a los 30 grados en algunos casos, en invierno la temperatura es bajo 0 grados, imaginar una fondue calentita al borde de la chimenea.

Le-d'Helice_Guiamaximin09

Desde el restaurante hay unas excepcionales vistas del Lago de la Tortuga, bien desde la terraza si hace buen tiempo, bien desde el interior al abrigo del frío. Por supuesto los hidroaviones funcionando (tienen unos horarios para hacerlo, no es totalmente libre) y disfrutando de una buena mesa o un buen café.

Le-d'Helice_Guiamaximin11

Una carta seleccionada donde en la sección de carnes a la plancha encontraremos desde costillas a las hamburguesas, en distintas calidades, el entrecot de buey… todos ellos con diferentes salsas. Pero estamos al lado de un lago, en la carta está la sección denominada “Del agua a la boca”, donde el salmón y la dorada tienen unos precios correctos si bien los langostinos nos parecen un poco elevados. En cualquier caso hay que tener en cuenta que con respecto al euro es un 30% menos (100 CAD son 70 euro aproximadamente).

Le-d'Helice_Guiamaximin05

Las pastas y ensaladas, que es posible personalizar con algunos ingredientes que se pueden agregar por un pequeño suplemento, platos de charcutería y quesos, pero si hace tiempo frío os recomendamos la fondue de queso o la sopa de cebolla, una buena opción para disfrutar de platos calientes si es vuestra elección. Para terminar las d’helices dulces, elaboradas en la casa. Un buen servicio y los precios muy correctos (siempre con la excepción del vino) pero… Un consejo: Mejor volar en el hidroavión por la mañana, llamar previamente para reservar.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *