19 febrero 2010 Caprichos, Valladolid

saloncito

En un entorno privilegiado, en una población donde la tranquilidad es absoluta (140 habitantes, no bares, no tiendas), podréis disfrutar de una estancia, además de una cocina, encantadores.

Casi obligado es comer o cenar en el restaurante de que dispone la Posada. Un restaurante de máxima categoría, Restaurante Fátima, una cocina de gran nivel y con unas calidades fuera de serie. La bodega, aguas, licores, puros, etc., ofrecen una gran variedad de los mismos (en vinos hay mas de 400 referencias, por ejemplo).

castillo

Pero aquí vamos a hablar del desayuno, la primera comida del día, que debe ser equilibrada, natural y por supuesto apetecible.

Podemos disfrutar de un excelente café de cafetera automática, recién hecho, que a los amantes del buen café como nosotgros, nos produce una gran satisfacción poder degustarlo nada más levantarse. También infusiones o café descafeinado.

zumo

Para acompañar los mismos un excelente zumo de naranja, recién exprimido, como en casa, natural, sin conservantes, sin colorantes y sin prisas. Hecho al momento.

Pan recién tostado, acompañado de mantequilla, miel o mermelada de pétalos de rosa, con el fin de que sea un desayuno especial. Todo ello muy bien presentado y de una calidad excelente. La Miel, así con mayúsculas, una delicia.

mermelada y miel

Para los amantes del dulce, un bizcocho preparado por Fátima, cántabra de nacimiento, como siempre cocina de alto nivel. Nos recordó un poco al bizcocho de Santillana del Mar, donde se podía degustar el mismo en numerosos puestos que instalaban las señoras a la puerta de casa. Al día de hoy solamente queda uno.

bizcocho

Todo ello después de haber disfrutado de una agradable estancia en una de las siete habitaciones, en la planta superior, restauradas, pues la casona es una antigua casa solariega del siglo XVIII. Todas ellas diferentes, disponiendo de todos las innovaciones técnicas del dia de hoy (teléfono, conexión a internet, televisión con VDV) y baño completo.

habitacion

Las posibilidades de ocio son amplias, pues además de organizar jornadas gastronómicas durante todo el año, da información sobre rutas a caballo y en bicicleta. Además la zona de los Montes Torozos ofrece otras posibilidades como visitas culturales, al centro de interpretación de Villalba, paseos en barco del Canal de Castilla, etc.

La Posada la Casona se encuentra en la calle Nicolás Rodriguez 64, 47.816 Montealegre – Valladolid. Tel.: 983.71.80.92 y 902.88.60.94

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Martín

    Desgraciadamente Fátima no ha tenido suerte y ha cerrado. Pero sigue con su afán de cocina, ahora está de profesora en la Academia de gastronomía de Valladolid.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *