8 noviembre 2012

Ir a comer o cenar a un restaurante siempre tiene sus ventajas: llegar a mesa puesta, poder elegir entre muchísimos platos y darse un capricho, no tener que cocinar ni tener que recoger después y un largo etcétera. Pero también tiene el inconveniente que es más caro que en casa por norma general y lo fundamental, que puede que algún ingrediente no nos guste ni la satisfacción de ver a nuestros hijos disfrutar mientras ayudan en la cocina, por muy desordenada y sucia que la dejen.

Es por ello que hoy vamos a tratar el segundo caso, cuando tenemos niños en casa y queremos hacerles partícipes de los platos que hacemos, potenciar su imaginación y hacerles sentirse útiles en cosas de mayores. Además, podrán incluso invitar a sus amigos a probar estas deliciosas recetas que han hecho ellos mismos.

De momento os proponemos estas tres recetas, que bien podrían ser una en múltiples variantes. La base siempre es la misma: leche condensada La Lechera, un poco de mantequilla y el ingrediente principal que puede ser coco rallado, colorante alimentario o chocolate. Como adornos granillos de chocolate o multicolor, bolitas de caramelo, azúcar o lo que se os ocurra.

Ya que los niños en este caso son los protagonistas, dejémosles a ellos que dejen volar su imaginación y nos propongan alguna idea adicional, que sean ellos los que le den su toque. Os recomendamos que veáis los siguientes vídeos con ellos, decidáis entre todos qué formato les ha gustado más y corráis a la cocina manos a la obra. Cuidado con el fuego que ellos se pueden quemar y la leche condensada caliente, es traicionera.

Trufitas blancas de coco

Trufitas rosas

Trufitas multicolor

También te puede interesar