3 diciembre 2014

Cuando llega la Navidad aparecen esos buenos momentos de juntarse con la familia, darse un buen homenaje gastronómico lleno de cariño y buen hacer, una sobre mesa como dios manda hasta bien entrada la tarde, las charlas con la familia, los niños jugueteando por la casa, regalos y mucho más. Esos ratos que solo ocurren una vez al año y que hay que saber aprovechar mientras la vida nos deje.

La Gula del Norte

La comida de siempre ha sido esa excusa perfecta para reunirte con los seres queridos y disfrutar de ellos al máximo. Pero reconócelo, a veces quieres organizar un comida o cena pero te faltan esas dotes culinarias de tu madre y no sabes ni como ponerte un delantal. Para esos momentos en los que tengas que triunfar sí o sí, no te olvides de tu mejor aliado: la Gula del Norte.

Con la Gula del Norte lo tienes muy fácil ya que solo necesitas un buen aceite de oliva, ajo picadito y guindilla según al gusto, sin olvidarte de las deliciosas gulas del Norte por supuesto. Con una sartén bien caliente, todos estos ingredientes y cariño te quedará un plato exquisito para sorprenderlos a tus invitados.

Ya lo sabes, si esta Navidad te toca organizar una reunión familiar, o simplemente quieres sorprender con una cena romántica o lo que sea, y andas corto de ideas o quieres quedar como el mejor chef no te olvides de la auténtica Gula del Norte. Juntos haréis de la velada un éxito asegurado.

También te puede interesar