5 diciembre 2014

Codorníu lleva desde 1551 en nuestras celebraciones llenando las copas de los hogares españoles, ahora la marca ha querido ir un poco más allá lanzo una gran campaña a nivel internacional para hacerse un hueco en el mercado, pero como bien dice su eslogan ‘No somos champagne. Somos Codorníu’, para desmarcarse un poco del resto de productos del mercado.

Y para esta nueva era en Codorníu que mejores amfitriones que dos triunfadores jóvenes como Jordi Cruz, Chef nacional reconocido con 3 estrellas Michelín; y Miriam Ponsa, modista galardonada como ganadora de la última 080 Barcelona Fashion.

Sin perder sus orígenes familiares y tradicionales y acentuando nuestro carácter que tanto nos precede, Codorníu se lanza al mundo dejando claro que sigue las tendencias del mercado y se moderniza a cada paso que da junto a las dos jóvenes promesas de la moda y la cocina. Juntos quieren transmitir además la creatividad, la lucha por sus sueños y la pasión con la que trabajan día a día cada uno en su gremio.

Además, Codorníu se ha dispuesto a reivindicar el cava como un producto propio, distinto al champagne para darse a conocer fuera de nuestras fronteras. Sin la prepotencia de ser mejor o peor que nadie pero marcando su territorio propio, su carácter y su exquisitez que lo han convertido en un referente nacional elegido por los consumidores año tras año.

Codorníu hace años que está totalmente volcado con la moda y se le puede ver asiduamente como promotor de eventos de este estilo. En su pequeño homenaje ha ido más allá y ha presentado una versión exclusiva para hostelería de moda: el Anna Blanc de Blanc Reserva, y su versión Mini, perfecta para eventos y fiestas cotidianas.

si aún no has visto el spot publicitario creado por Toni Segarra te animamos a que lo hagas, es un spot fresco e innovador que realza los ideales y valores que nos unen a todos.

También te puede interesar