10 noviembre 2011 Badajoz, Un jamón

En el trayecto de Mérida a Sevilla (o viceversa), en la A-66 encontraréis señales que indican que hay gasolinera, hotel, restaurante, etc. Todo ello correcto, señala a un complejo donde hay muchos camiones y autocares, pero si al entrar continuáis por una carretera paralela a la A-66 (creemos recordar que es la N-630), dirección Sevilla, podréis ver desde arriba al fondo la referida Venta.

Entre otras muchas aficiones nos encanta recoger setas. Una de las costumbres es que cuando se encuentra una seta, hay que mirar alrededor, pues hay más. Igual ocurre, generalmente, con los bares y restaurantes. Nosotros en este caso no conocíamos ni el complejo ni la venta, pero nos decantamos por la Venta desde el principio y no nos arrepentimos, pues es para disfrutar.

En principio hay mucho menos bullicio, casi casi se puede ver como cocinan lo que se pide, la carta es amplia, la profesionalidad de los empleados (o propietarios) es correcta. Podéis pedir que se adaptan a vuestros gustos.

Para empezar hemos compartido unas migas y una ensalada. Las migas hemos pedido que fueran “ligth” y nos las han preparado sin huevo, ya que habíamos visto que los segundos platos eran consistentes.

Hemos elegido, evidentemente, productos del cerdo. Por un lado guisados, las carrilleras de cerdo al vino. Fuertes, sabor potente y muy abundante la ración. Por otro lado lagarto. No, no es el batracio, es una pieza de carne que se obtiene del espinazo del cerdo. Muy tierna, sabrosa, hecha a la brasa. Hay que probarlo.

Vais a encontrar otros nombres de platos que tampoco son muy comunes (mogote adobado, látigo, castañeta, etc.) así como el propio lagarto que podéis ver en la fotografía superior.

Los postres hay muchos caseros, nos ha llamado la atención el Repápalo con leche y canela, una especie de torrija o leche frita pero no quedaba.

Un buen establecimiento, donde se puede comer muy a gusto, mucho, poco, regular, pero siempre con la calidad de los productos frescos y sobre todo, recién cocinado.

  • Precio Medio: 15-20 euros
  • Recomendación: Aclarar los platos que vais a pedir, puede ser mucha cantidad
  • Plato preferido: Cualquier producto del cerdo, a la brasa o guisado
  • Dirección:
    Venta del Culebrín. Se entra desde la A-66.
    Ctra. N-630. Km. 731 Monesterio (Badajoz)
    Tel: 924.149.032

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Después de incluir un establecimiento en la Guía hacemos un seguimiento del mismo. En este caso hemos estado a punto de rebajarle la categoría a una calabaza, pero en principio no lo vamos a hacer. ¿Qué ha pasado?. En la carta uno de los platos es “pimientos asados con ventresca”. Nosotros decimos que no queremos ventresca. Nos ponen un plato de pimientos (de bote) con cebolla. Al ir a pagar, en la nota figuran los 9,50 euros que cuesta el plato con ventresca. Decimos que si no hay ventresca, deben rebajarlo, dicen que han puesto más grande. No hicimos fotografía pero era un plato normal. Hasta ahí bueno, él defiende su postura aunque esté mal, pero comprensible hasta cierto punto. Lo que no se puede consentir es que te quieran engañar. Añadimos que por un plato de pimientos asados de bote cobrar 9,50 nos parece mucho (sabemos donde estamos, pero manteles de papel, servilletas de papel, no muy acogedor, etc.). Aquí es donde intenta engañarnos, nos trae un pimiento rojo crudo, más bien anaranjado, de los que ponen en la guarnición de migas, carrillera, manitas de cordero, que son más gruesos y otra textura completamente diferente a los pimientos asados de bote. Nos dice que son de esos. Claro nos marchamos sin nada más, pero queremos hacer constar que se deben reconocer los hechos pero nunca, pero nunca, pretender engañar a los clientes, pues ello conlleva a no fiarse de un establecimiento, que es lo que se consigue.
    Máximo. Coordinador de Guiamaximin.

  • jose platero herencia

    siento contradecir lo que publicaia, nuestro plato que pedimos para el centro de la ventresca, fue exagerado para lo que pedimos despues, si hay que poner un pero es el exceso de cantidad del plato, y mas si luego pides una carne a la brasa. Sobre gusto no hay escrito, repite que seguro que algo te paso con los pimientos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *