15 abril 2012 Remitido

Continuamos con la presentación de cervezas de Importación Premium para brindar en momentos especiales, pues su calidad, sabor final y textura en la boca son impresionantes. Hasta hace poco tiempo no existía “cultura” cervecera, pero de unos años acá ha evolucionado tanto la forma de servir la cerveza como la calidad de las cervezas que nos sirven en los distintos establecimientos. Además de que el cliente desea saber su Historia, proceso de fabricación, es decir, “buscar su cerveza”. Sin ánimo de sentar cátedra, solamente animándoos con estas cervezas para que entren en vuestra elección.
.

GENUINAS MADE IN IRELAND

.

Cerveza Guinness: Pura intensidad.

De espuma cremosa y sabor ligeramente amargo, con matices de regaliz. Arraigada a la más pura tradición irlandesa. Una buena pinta de Guinness debe ser servida en dos tiempos, en un tiempo máximo de 119,5 segundos para que se disfrute de la espuma suave y cremosa. Sin duda Guinness, es el referente de la cerveza Stout por excelencia a nivel mundial.
Graduación alcohólica: 4,5% en volumen

Murphy’s: cerveza tostada irlandesa

Cerveza roja tostada de sabor suave, acaramelado y frutal, resulta refrescante y fácil de tomar. Originaria de la ciudad de Cork, es la cerveza de los que se quieren iniciar en el mundo de los sabores de las cervezas de importación.

Graduación alcohólica: 5% en volumen
.

CERVEZAS BELGAS SIN COMPLICACIONES

.
Maes Pils: Belga de calidad

.
Cerveza tradicional desde 1880. Su especial sabor se debe a que es elaborada con 100% agua desmineralizada, malta de cebada, malta de trigo y uno de los más exquisitos lúpulos que aporta ese amargor de una gran Pils. Una rubia belga de color amarillo brillante profundo y una espuma blanca marfil con un toque ligero a clavo que da ese característico sabor amargo afrutado.
Graduación alcohólica: 4,9% en volumen

Judas: maliciosa seducción, divina cerveza.

Cerveza elaborada siguiendo la tradición cervecera belga cuyos orígenes más antiguos datan de 1880. El resultado es una Cerveza belga excelente de color ámbar claro y tonalidad de oro viejo. Con aromas frescos frutales muy acentuados, sobre matices a cereales, lúpulo y hierba recién cortada, con recuerdo final dulce de caramelo y sabor dulce de malta con notas amargas. Consiguió la medalla de plata en “Le Monde Selection” de 1989. Evoca el origen del pecado.

Graduación alcohólica: 8,5% en volumen

Ampliaremos los datos de cada una de ellas periódicamente, desvelando los secretos de cada una de ellas y por qué no definirlo como ¿la cervezología?.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *