11 febrero 2008 Estuvimos en..., Pontevedra

ria

Estuvimos en … Marisqueo en la Ria de Arosa, entre El Grove y la Isla de la Toja.

Nosotros directamente no, pero estuvimos hablando con las señoras que lo realizan. Decimos señoras porque el 95% del marisqueo a pie lo realizan las señoras.

En principio hay que tener licencia para un producto exclusivamente, almeja, berberecho, navaja, bígaro, vieira, ostra, etc., no pudiendo coger nada más que para el que tengan licencia.

señora

Qué decir tiene que es un trabajo duro, pues hay que estar en algunos casos dentro del agua, con botas altas, con peto, pero que no impiden que el frío y la humedad se transmitan a todo el cuerpo.

El material para recogerlo se compone de un rastrillo con una malla, una cámara de coche hinchada y un cubo. La cámara hace de flotador para sujetar el cubo, donde se van depositando los moluscos que correspondan, una vez realizada la selección de tamaño (si son pequeños se devuelven al agua), si estamos autorizados para berberecho y cogemos almeja, también al agua. Por supuesto también vienen muchas piedras. De cada vez que se saca la red, sirven 4 o 5 piezas como máximo.

señoras

El horario es variable, pues depende de la marea. Debe de recogerse con la marea baja, pero dado que cada día es diferente el horario, así como el coeficiente, deben adaptarse al mismo.

Un trabajo duro, que hay que realizar principalmente en invierno, ya que es cuando está permitido.

vistag

En este caso se realiza en la maravillosa Ria de Arosa, donde no hay olas ni golpes de mar. En el caso del percebe (en las rías altas), es además peligroso, pues un golpe de mar puede desestabilizar al mariscador.

Es necesario apreciar cuando nos sentamos delante de un plato de almejas, berberechos o cualquier otro molusco de este tipo, la cantidad de trabajo y el esfuerzo que ha requerido para degustarlo en la mesa.

almejas

En la fotografía superior se pueden ver las almejas recogidas por 4 señoras a lo largo de toda la jornada (en torno a 1 kilo por persona).

zamburiña

Apreciemos estas joyas que hoy nos brinda el mar, ya que desgraciadamente cada vez son más escasas, si bien la acuicultura mejorará el nivel de vida de estas personas y el trabajo no será tan duro.

Para relajaros, podéis disfrutar de un paseo por la Isla de la Toja, remanso de paz y tranquilidad.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Esencia de las Mareas de Frinsa 27 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *