Restaurantes contra el hambre – Campaña 2018

Restaurantes contra el hambre – Campaña 2018

Escrito por: Equipo    22 octubre 2018     Sin comentarios     4 minutos

Una forma de ayudar a los niños desnutridos, de una forma fácil y eficaz, pues el alimento que se les entrega no necesita cocción y se puede dar en casa.

Esta novena edición de la campaña solidaria en la que se podrá disfrutar y por supuesto colaborar en la misma hasta el 15 de Noviembre nos ofrece unos menús especialmente diseñados para la ocasión en los que una parte de su importe se dedica a contribuir a la lucha contra la desnutrición infantil. En las ocho ediciones celebradas hasta ahora han aportado más de 1 millón de euros para contribuir a prevenir, diagnosticar y tratar la desnutrición, que hoy provoca la muerte de 3,1 millones de niños y niñas al año. Los chefs Quique Dacosta, Albert Adrià y José Carlos García apadrinan la campaña de este año..

El sector hostelero de nuestro país nos demuestra año tras año que es solidario. Restaurantes contra el Hambre le permite canalizar su deseo de colaborar de una manera sencilla y que es muy bien recibida por su clientela. Cada uno de los establecimientos elige en su carta los platos o menús solidarios y por cada uno de ellos que pida el cliente, dona una cantidad (entre 0,5 y 2 euros) que se destinará a la prevención, diagnóstico y tratamiento de la desnutrición.

El cliente tiene tres formas de colaborar:

Acudiendo a los restaurantes inscritos y solicitando los platos señalados en la carta como solidarios, que están identificados con una pegatina de la campaña.
Haciendo un donativo en las huchas colocadas en los establecimientos.
Compartiendo la foto del plato solidario en sus redes sociales.

En principio se han inscrito más de 1.400 restaurantes de todas Comunidades Autónomas. El chef Quique Dacosta apadrina Restaurantes contra el Hambre. Otros cocineros respaldan la campaña en diversas autonomías: Albert Adrià (en Cataluña) y José Carlos García (en Andalucía). Muchos otros cocineros han colaborado en la campaña en años anteriores: Joan Roca, Mario Sandoval, Ángel León, Pepe Rodríguez…

Es amplia la variedad de restaurantes, de todos los tamaños y cocinas, desde el restaurante de alta cocina hasta el restaurante de menú del barrio, ese es uno de los grandes valores de esta campaña: la pluralidad de sus participantes. Si quieres conocer los restaurantes que participan en tu Comunidad lo encontrarás en este enlace.

Una de cada 9 personas en el mundo no tiene acceso a una alimentación adecuada. La pobreza extrema, los conflictos armados, la inestabilidad política, los desastres naturales…, suponen una amenaza para la seguridad alimentaria de la población. En este momento 821 millones de personas padecen hambre en el planeta. Este empeoramiento se debe principalmente a la multiplicación y enquistamiento de numerosos conflictos armados y a que hay más fenómenos climáticos extremos y estos son más intensos. Mientras que las crisis humanas aumentan, los fondos públicos destinados a ayuda internacional se reducen.

En ese contexto, el apoyo del sector privado y de los particulares es clave. El sector hostelero, uno de los más solidarios de nuestro país, tiene vocación de alimentar. Con esta iniciativa lo hace más allá de nuestras fronteras, combinando ocio, gastronomía y solidaridad. 50 millones de niños padecen desnutrición aguda. Hay solución. La desnutrición aguda es el estado más grave del hambre. La padecen 51 millones de niños en el mundo, 16 de ellos en forma severa.

Hoy existe un tratamiento eficaz para curar la desnutrición aguda pero solo dos de cada diez niños que lo necesita tienen acceso. Cuando un niño es diagnosticado con desnutrición aguda y no presenta ninguna complicación médica más, se entregará a su madre una serie de sobres llamados Alimentos Terapéuticos Listos para su Uso. Son una especie de pasta de cacahuete, un concentrado calórico al que se han añadido todos los micronutrientes necesarios para recuperar al niño en pocas semanas. El pequeño tomará de uno a tres sobres al día, sin necesidad de ser cocinados. Esto permite que el niño sea tratado en su propia comunidad. Sólo será hospitalizado en caso de que existan complicaciones médicas.

La posibilidad de tratar al niño en su propia casa ha multiplicado exponencialmente el alcance del tratamiento ya que a menudo no existen hospitales cerca de las comunidades más castigadas por el hambre o, cuando existen, la madre no podía permitirse ingresar junto a su pequeño y desatender al resto de sus hijos.

¡¡¡Seguro que puedes colaborar!!!


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.