El sandwich de Rodilla

Escrito por: Equipo    2 abril 2014     Comentario     3 minutos

Con este artículo queremos participar en el homenaje al sandwich de Rodilla que cumple 75 años (no el sandwich pero sí la marca). Nos ha sacado de muchos apuros (un guateque, una fiesta, un viaje, una visita, es decir, al día de hoy todo está lleno de tiendas delicatessen, platos preparados, pero este producto es rico, variado, económico y que gusta a todo el mundo. Nosotros con más de 60 años nos encanta "disputárselos" en las fiestas a nuestros hijos y nietos. No todo tiene que ser jamón de bellota, ni foie gras entero de oca, ni Aceite de Oliva Virgen Extra, ni ... Por cierto, que ricos los huevos fritos con patatas fritas (o rotos, da lo mismo).

Con 75 años de historia pero sobre todo una historia original, pues en aquella época el sandwich era una palabra desconocida y un producto igualmente desconocido, pues el pan en ese formato no se utilizaba, al menos en España, en esa época.

En realidad empezó siendo un colmado (las antiguas tiendas de ultramarinos), donde se vendían productos de Guijuelo y bocadillos con dichos productos, pero siempre quedaba la punta de las barras, los extremos por lo que el propietario, Antonio Rodilla, “importó” la idea del pan inglés, pero ante los inconvenientes de encontrar el mismo buscó la fórmula de elaborarlo artesanalmente en horno propio, así nació el sandwich de Rodilla en los años 60.

Vegetal-600x387

Uno de los que tuvo más éxito fué el de ensaladilla, del que al día de hoy se venden 3.000.000 de unidades al año y que se sigue haciendo con la misma fórmula. Yo personalmente, a finales de los 60, que trabajaba en la Plaza de Canalejas y estudiaba en la Plaza de España, comía todos los días en Rodilla, dos de ensaladilla y uno de foie gras, más un refresco. Por las prisas y por la economía que en mi caso no era muy boyante.

Champinon-Piquillo-y-Anchoa-367x460Además de las comidas, en los años 60 y 70 ha solucionado muchos guateques, fiestas, excursiones improvisadas en los que había que llevar comida, es decir, todo aquello que se celebraba para varias personas y que no debían tener una dedicación especial previa.

En Nochevieja, pues sandwich de Rodilla que a las 2 de la mañana vienen muy bien. En un cumpleaños para niños (y mayores), se presentan los sandwich partidos por la mitad. En una excursión a la Sierra, 3 sandwich cada uno y almendras. Son fáciles de comer, están muy ricos, no están secos, tienen mucho relleno. Al día de hoy aún compro alguno de vez en cuando para recordar viejos tiempos.

Hasta principios de los 70 solamente estaba el establecimiento de la Plaza del Callao (Había otro que se llamaba Peñasco Rodilla en la calle Fuencarral pero desapareció, era parecido pero no igual). Posteriormente abrió en la calle Princesa (que aún continúa), era una antigua cafetería que se reconvirtió. Al día de hoy podemos encontrar un Rodilla en casi todos los centros comerciales grandes, en todas las poblaciones con un cierto número de habitantes, sumando a la fecha más de 200 locales (algunos en régimen de franquicia) y dando trabajo a más de 1.500 empleados.

terraza

Una iniciativa original, con gran éxito. Hoy día han pasado de los 10 o 12 diferentes que había a finales de los 60 (jamón york y queso, foiegras, ensaladilla, vegetal, queso batido,…) hasta las más de 40 variedades actuales donde se puede elegir el tipo de pan, ingredientes nuevos (nueces, higos, salmón,…), adaptándose a todos los gustos y donde hacemos la pregunta ¿Quién no ha probado un sandwich de Rodilla o a quien no le gusta?. Pensamos que la respuesta es: Nadie.

Felicitamos a Rodilla por el éxito, porque no todo tiene que ser gourmet, no todo tiene que ser productos caros, no todo tiene que ser exclusivo, solamente hace falta buen producto, calidad, atención y sobre todo seriedad en los productos que se venden y una relación calidad/precio adecuada.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.