Vinos blancos, ¿cómo y por qué debes tomarlos con más frecuencia?

Vinos blancos, ¿cómo y por qué debes tomarlos con más frecuencia?

Escrito por: Rebeca   @dqtqjas_rbk    27 enero 2020     5 minutos

Desde reforzar las defensas del organismo hasta reducir enfermedades cardiovasculares: algunas de las razones saludables para beber vino blanco con frecuencia.

Una de las bebidas esenciales dentro de la dieta mediterránea, y un producto que además es bastante conocido dentro de España. El vino blanco ha ido ganando muchos adeptos durante los últimos años. Aquellos que adoran el vino tinto suelen tomarlo también en algunas ocasiones; pero, quienes se inician en este mundo de sabores, suelen preferir empezar con una botella de blanco en lugar de tinto o rosado.

Motivos hay muchos, pero lo cierto es que muchos de ellos tienen que ver directamente con la salud. ¿Sabías que tomar vino blanco es bueno para el corazón y para combatir el colesterol? Seguramente no, pero eso y otras particularidades de esta bebida, es algo que te vamos a explicar con detenimiento aquí.

Te vamos a ayudar a elegir la botella perfecta de vino blanco para cada ocasión y, ya de paso, te vamos a explicar también por qué te interesa introducir esta bebida tan característica en tu dieta habitual.

¿Cómo elijo una buena botella de vino blanco?

Vino Blanco Propiedades 1

A continuación, vamos a ver varios de los mejores tips para elegir un vino blanco. Si quieres acertar con la botella que escojas, debes prestar especial atención a una serie de factores cruciales. Son muchos a tener en cuenta, aunque aquí vamos a escoger los que, desde nuestro punto de vista, funcionan mejor a la hora de dar en el clavo.

Presta atención y toma nota de las siguientes indicaciones. Te van a ayudar mucho para acertar de lleno con tu elección:

Conoce los diferentes tipos que hay

Lo primero que debes saber es que no hay una categoría única de vino blanco. Esta familia de bebida procedente de la uva se divide, a su vez, en tres tipos principales de los que salen otras categorías. Así, encontramos los ligeros y amplios dentro de los secos, siendo los primeros jóvenes y tomados mejor en frío para comidas ligeras y los segundos más dulces y envejecidos. También están los semisecos, muy aromáticos y con cierto dulzor que los hace ideales para platos ligeros.

Por último se encuentran los vinos blancos dulces. Estos tienen un elevado nivel tanto de extractos como de azúcares, y eso hace que su sabor sea mucho más intenso y complejo.

¿Con qué lo vas a tomar?

La elección del vino blanco siempre depende de la comida con la que se vaya a acompañar. Esto, que se conoce como maridaje, es prácticamente la clave de la decisión que se tome, por lo que debe tenerse muchísimo en cuenta. Saber combinar un buen vino blanco, y adecuado, con los platos de comida puede hacer que se disfrute el doble tanto de uno como de otro.

Copa Vino Blanco

Los platos más elaborados, como pescados o carnes con salsa en ambos casos, suelen ir mejor con un blanco de reserva o gran reserva. Si la comida es más ligera, la opción más adecuada es un blanco joven, para que los sabores se complementen y no haya uno que «pese» más que el otro.

Afrutado para los primerizos

En el caso de no ser una persona que guste de probar un vino blanco con un sabor bastante fuerte, puedes echar un vistazo a lo que ofrecen los vinos blancos afrutados.

Estos no son más que una modalidad de este tipo de vino que tiene un fuerte componente aromático, independientemente de la cantidad de azúcar o del cuerpo del vino. Son la mejor opción porque, además, suelen ser vinos que no han sido sometidos a crianza y, por tanto, no tienen un sabor demasiado intenso. Ideales para personas que están iniciándose a la hora de conocer esta bebida.

Ya tienes una buena orientación para empezar, aunque insistimos en que hay otros muchos factores que no debes pasar por alto para escoger el vino blanco perfecto. Ahora, vamos a ver por qué te conviene incluir esta bebida en tu menú habitual, aunque siempre sin abusar.

¿Por qué es bueno beber vino blanco con cierta frecuencia?

Vino Blanco

Puede sonar extraño, pero tomar vino blanco con cierta frecuencia trae consigo una serie de importantes beneficios para la salud de las personas. Todo esto se debe a que las propiedades de los vinos blancos gozan de una serie de particularidades que causan un reseñable impacto positivo en el organismo. Por supuesto, siempre y cuando no se tome en exceso.

Vino blanco para mejorar la salud

El consumo de esta bebida de forma controlada puede aumentar el nivel de colesterol bueno en sangre gracias a su alta cantidad de antioxidantes, además de mejorar la salud celular y evitar su envejecimiento prematuro. De hecho, esta cualidad en concreto hace que sea también bastante aconsejable para reforzar las defensas del organismo.

Además, es una bebida que consigue cierta relajación muscular ideal para reducir el estrés, sobre todo en personas propensas a ello. Asimismo, es un buen defensor del corazón, que previene una gran cantidad de enfermedades cardiovasculares gracias a su composición tanto vitamínica como nutricional en general.

El último punto a señalar es su riqueza mineral. Esta característica, combinada al mismo tiempo con un porcentaje calórico realmente bajo, hace que sea una bebida ideal para acompañar a las comidas más copiosas. Así, se compensa el total de calorías ingeridas y se evita un exceso bastante peligroso.

No exagerábamos cuando decíamos que beber vino blanco es bueno para la salud, a la vista queda. Esperamos que ahora entiendas mejor por qué es buena idea incluirlo en tu dieta.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.