27 noviembre 2014 Otros Países, Un jamón

planta inferior

Ficha

La Cocotte Fêlée

2 Bulevard de la Promenade

Lagrasse

Francia

Teléfono: 04.68.75.90.54

Tipo de cocina: tradicional con toques orientales

Plato recomendado: Postres

Recomendación: Reservar

Precio medio: 25 euros

3,9 (sobre 5,0)

Por situarnos un poco diremos que Lagrasse es una ciudad medieval, en la región histórica de Minervois, calificada dentro de las ciudades más bellas de Francia y con una pequeña población en torno a los 700 habitantes. La tranquilidad es absoluta, especialmente fuera de temporada. Su principal atractivo es la Abadía de Sainte-Marie de Lagrasse.

Cenamos en este restaurante por indicación de una persona conocida, siendo el resultado satisfactorio. Dispone de una pequeña carta pero que sustituye con dos menús que varían con frecuencia, uno a 24 euros y el otro a 29, ambos muy completos y bien elaborados. Un primer plato con tres opciones, otro segundo plato con otras tres opciones y queso y postre en el de 29 y solamente postre en el de 24. Pero unos postres muy completos como podéis ver a continuación. En nuestro caso hemos tomado uno de 24 y tres de 29 (cuatro comensales).

ensalada

Como entradas o primer plato un denominado plato del mar, con ostras, gambas, boquerones en vinagre, ensalada, bien como entrada. Otra de las entradas fué una ensalada de arroz con verduras realmente deliciosa (indicar que este restaurante tiene algún toque oriental). Un foie-gras de la casa muy correcto con tostas y cebolla confitada, así como una brocheta de gambas.

rape

Los segundos fueron platos muy completos. Uno de los comensales se atrevió con un jarrete de cordero con guarnición que estaba sensacional. Un medallón de rape muy bien preparado al azafrán y que nos presentaron previamente en crudo, fresquísimo, que disfrutaron dos comensales. El cuarto un pollo relleno, limpio, con una guarnición muy correcta.

profiteroles

Pero la fiesta llega al final, cuando traen un plato de queso por cada menú de 29 euros. Servido individual y con cinco trozos de queso en cada uno. Los postres, todos caseros, todos hechos al momento, el caso del Coulant de chocolate es que venía caliente recién hecho. Los profiteroles fueron la admiración de los comensales, acompañados con helado de dulce de leche abundantes, exquisitos. Un tatín de manzana elegantemente presentado y una tarta de queso, en formato individual completaron estos exquisitos menús.

Tarta de queso

Podemos decir que una relación calidad/precio muy buena, un servicio atento y rápido, pendiente de los clientes pero sin aturdir. Eso sí respetando el horario francés de restaurantes, pues lo más tarde que conseguimos la mesa fué a las 20 horas, es normal, día laborable y en temporada baja (mediados de octubre).

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *