12 noviembre 2010 Ávila, Cosas Ricas

niscalos

Seguro que vamos a dejar plasmada nuestra pasión por cualquier tipo de seta u hongo, pero en este caso, igual que con la seta de cardo, somos unos apasionadas de su recogida y posteriormente degustación.

Valle del Tietar

Vista del Valle del Tiétar

Es imposible describir la alegría que se siente cuando se descubre uno, dos, tres o hasta cuatro níscalos grandes, cercanos pero separados. ¡¡¡Impresionante!!!.

niscalos en el suelo

Escondiditos en el suelo (ya habíamos limpiado un poco)

Tuvimos suerte, pues recogimos una cantidad, no exagerada, pero suficiente para preparar unos platos exquisitos que os describiremos más adelante. En el maravilloso Valle del Tiétar, un enclave paradisíaco, lleno de bellos paisajes y tranquilidad.

morcilla

Revuelto de morcilla con piñones-Casa Rural La Gatera

Posteriormente, aunque después de recorrer algunos kilómetros, fuímos a comer a La Gatera, una casa rural situada en Pedro Bernardo, donde en un ambiente agradable, cálido y una mesa sencilla pero espectacular en sabor y calidad, repusimos fuerzas y degustamos, entre otros, unos riquísimos boletus edulis, preparados a la plancha y con una salsa espectacular.

boletus edulis

Beletus Edulis-Posada Rural La Gatera (podéis pensar que la salsa “mata el sabor”, eso pensábamos nosotros, pero lo realza)

Ya en casa, después del reparto entre los participantes, correspondió a cada uno una buena cantidad, suficiente para preparar dos tipos de platos con ellos, al ajillo o con patatas.

niscalos al ajillo

Níscalos al ajillo

No olvidéis nunca que siempre, cuando se vaya en busca de setas, hongos, níscalos, etc, debe de llevarse una cesta, con huecos en el fondo y los lados para permitir el paso de las esporas.

pinar

El pinar, entorno donde se cría el níscalo

Tampoco deben arrancarse, se deben cortar con una navaja, con el fin de dejar el tallo que permitirá el crecimiento de otros. Como todas las joyas, hay que cuidarlas.

niscalos con patatas

Níscalos con patatas

Siempre, siempre, siempre, si no conocéis, ir con una persona que conozca las comestibles y las que no, pues vais a encontrar muchísimas clases, pero muy pocas son las comestibles. El resto o son venenosas (de un alto nivel que pueden producir la muerte), o bien son malas para el organismo, produciendo enfermedades. Ante la duda no las cojáis.

cesta de niscalos

Cantidad que correspondió a cada uno después del reparto

Seguro que disfrutáis, a veces es un poco “desmoralizador” porque no se encuentran, pero hay que insistir, a veces pasas por la izquierda de la seta y no la ves, luego pasas por la derecha y la ves. Es como jugar al escondite. Si cogéis pocas, al menos habréis disfrutado de un buen paseo por zonas naturales y descubriendo lo maravilloso que es el monte.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 noviembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *