La carne de La Finca Jiménez Barbero (Colmenar del Arroyo-M)

Escrito por: Maximo    23 mayo 2013     7 Comentarios     3 minutos

Denominada “la Carne de la Felicidad“. Hay un refrán que dice que “de lo que se come se cría”. En esta ocasión lo podemos comprobar, pues están alimentadas con productos de extraordinaria calidad y elaborados como si de un restaurante de estrella Michelín se tratara.

Las reses que se crían en la misma, a las que llegan nada más acabar el destete, además de vivir en un espacio y entorno idílico, con unas vistas a la sierra Oeste de Madrid excepcionales y en una finca donde se respira aire puro, reciben una alimentación que elaboran en la misma Finca, nos explicamos.

finca (2)

En base a cereales naturales (maiz, cebada, soja, avena y aceite de soja), de los que se realiza un control sanitario a la llegada, se mezclan en las proporciones adecuadas, obteniendo un producto sano y equilibrado. Diariamente se mezclan el grano y la paja para repartir por toda la Finca.

tanques de cereales

Siempre teniendo en cuenta la edad de cada uno de ellos (a nivel de grupo), la alimentación varía, pues el sistema digestivo no es igual para una ternera que proviene del destete a una con un año de edad. Igual ocurre con los bueyes y las vacas, cuyo estómago admite otro tipo de composición.

sala control de calidad

Todo ello bajo un estricto control sanitario durante toda la vida del animal, al que se le hacen análisis y elaboran un informe de cada uno de ellos para la trazabilidad. Cada uno de los animales lleva en la oreja un número identificativo único, digamos que es la matrícula de cada uno de ellos.

terneras

Llegado el momento del sacrificio, los animales si están nerviosos o algún otro tipo de problemas no se seleccionan, solamente aquellos en los que su estado es normal y tranquilo, pues ello influye en el resultado final que es la obtención de carne para el consumo humano.

sala de maduracion

Por fin ya en la cámara de maduración, con un enorme control de calidad y ciclo del mismo, para que en ningún momento se rompa la cadena del frío, se mezchen distintos tipos de elaboraciones o se detecte algún problema en la carne, que vuelve a ser controlada y analizada antes de su puesta a la venta, bien en los establecimientos y restaurantes donde se distribuye y consume o bien en el consumo particular de los productos, que se adquieren on-line en www.carnedelafinca.com.

naves

Estas vacas no saben ni conocen de música clásica, pero sí saben lo que es vivir de una manera feliz, pues se alimentan y viven bajo los mejores cuidados, en un entorno ideal, tranquilo y sano.

ternera a la plancha

Es difícil poder reflejar por escrito la calidad de esta carne, por lo que os animamos a visitar La Finca, en concreto La Estancia, donde se puede degustar esta exquisita y sabrosa carne. Os adelantamos unas notas sobre la misma, pero que al igual que con otros alimentos, os invitamos a degustar con los cinco sentidos. Ver la carne, atractiva, oler un trozo de la pieza que vayáis a degustar, tocar el producto con el cuchillo o el tenedor, notaréis su textura, gustar ¡¡¡qué placer, sorprendente!!!, oir vuestro estómago y vuestro paladar, os lo están agradeciendo.

bueyes (2)

La ternera es de raza cruzada con charolais, sacrificada entre 12 y 14 meses, con un bajo contenido en grasa. Vaca, cruce de varias razas autóctonas españolas, sacrificada a los 48 meses de vida. Los bueyes son de raza berrenda con colorao, sacrificados con más de 52 meses. Todos alimentados con pasto y cereales.

TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

  1. Julio dice:

    Hoy he comprado ternera, en el Mercado de San Antón de Madrid, tierna, con sabor, hasta el poco de grasa que traía era buenísima. Merece mucho la pena, un poco más cara a lo mejor, pero no hay color.

  2. Maria dice:

    Soy muy especial para la carne pero esta es fenomenal. La compro en el Corte Inglés de Castellana, que además atienden muy bien. Me encanta.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.