2 julio 2012 Álava, Dos jamones

Quizás para el turista, uno de los motivos de la visita es porque Senén, desde sus fogones, evolucionando por completo y con iniciativa, ha conseguido que la tortilla de patata congelada que ha puesto en el mercado pueda pasar por la tortilla hecha en casa con el mayor de los cuidados (podéis ver un pincho de la misma en la fotografía inferior). Presentada en Millesine Madrid 2011, posteriormente la hemos vuelto a ver en uno de los establecimientos adheridos al Concurso de Pinchos de Valladolid y para terminar en Madrid Fusión 2012, acompañado de su huevo con patatas y los rulos.

Pero vayamos por partes, porque nos vienen las ideas más deprisa que podamos escribir. Lo que véis en la fotografía inferior no es una empanadilla, no es un bollo, no es una croqueta de forma extraña, es un huevo con patatas ¿donde?, pues el exterior es la patata frita y el interior lleva el huevo. Hay que comerlo de un bocado porque la yema si no se nos caerá.

Los rulos de varios tipos y varios rellenos. Son láminas vegetales deshidratadas, de distintas verduras, en este caso de zanahoria. Se rellenan de varios productos (pimientos, anchoas y guindillas), si el rulo fuera de tomate, se puede hacer tipo pizza con albahaca y mozzarella, o el Sushi vegetal de brócoli y langostinos, poniendo el límite que vuestra imaginación tenga.

Pero no solamente estos pinchos que digamos son los más “originales”. Tenemos las croquetas de jamón y queso azul que tardan bastantes días en olvidarse. Un sabor exquisito, con fuerza y donde la masa harinosa prácticamente no se percibe, como es habitual en otros establecimientos. Las de jamón, además, con un toque de kikos que las hace crujientes por fuera y muy suaves por dentro.

Y qué decir del cru-cru de foie con frambuesa. Servido como si de un cucurucho de helado se tratara, con un sabor y sobre todo calidad fuera de serie. Riquísimo. Brochetas de verduras, bacalao, brochetas marineras, …

Para terminar podemos continuar con pinchos, pero dulces. En este caso se trata de la torrija caramelizada, que con un helado de dulce de leche extraordinario nos deja un sabor de boca excepcional. Recordar que todo ha sido a base de pinchos (en la barra), donde el precio de cada uno ronda entre los 2 y 2,25 euros. Si deseáis hacer una comida o cena más “formal”, hay un restaurante donde el chuletón a la piedra es el rey, sin menospreciar las estupendas raciones con productos naturales de la tierra.

El Asador Sagartoki se encuentra en la calle Prado 28. Vitoria (en el centro de la Ciudad) Tel.: 945.28.86.76 y 945.26.17.50

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Julian

    Como siempre digo, esta tortilla es casi casi como la mía. ¡¡¡Sensacional!!!. Si no os dicen que es congelada, no os lo creéis. Respecto a los pinchos pues qué deciros, superiores. Y no se tiran mucho el rollo, van a su tran tran conquistando “estómagos”. Mucho éxito porque tenéis muy buenos productos.