Café de Oriente Museo del Traje. Tocando el Cielo (Madrid)

Café de Oriente Museo del Traje. Tocando el Cielo (Madrid)

Escrito por: Maximo    11 febrero 2013     Comentario     4 minutos

Ficha

Café de Oriente - Museo del Traje

Avenida Juan de Herrera 2 - Madrid

Teléfono: 91.550.20.55

Tipo de cocina: Clasica evolucionada

Recomendación: Ver menús ocasionales (San Valentín,...)

Precio medio: A la carta 50 euros

grupolezama.es/portal/cafe-de-oriente-museo-traje/restaurante

5,0 (sobre 5,0)

Es una expresión que utilizan muchas personas cuando se refieren a lugares o, en este caso restaurantes, donde la atención exquisita, los platos sorprendentes, la carta de vinos muy bien seleccionada y sirviendo los platos a un ritmo adecuado y su temperatura correcta, transportan a un placer que recorre todos los sentidos.

Todo ello en un marco exclusivo, rodeado de jardines, a cinco minutos del Centro de Madrid y en un ambiente acogedor y elegante, sin resultar recargado. En el buen tiempo, la terraza, en la que la fuente luminosa “amenizará” las noches con su suave sonido. Pero vayamos a lo que nos sirvieron en la mesa.

La carta es variada pero escogida, con los platos correctos. En ocasiones especiales se puede disfrutar de un menú “personalizado” que además nos lo pueden servir en el privado, con un servicio especial. Con capacidad para 22 comensales, es una opción para reunirse con familiares o amigos en torno a una buena mesa.

Valerio Carrera decantando un vino

El sumiller Valerio Carrera decantando el vino

.
Nosotros hemos tomado un menú degustación, en el que han ido pasando, sorpresa tras sorpresa, delicia tras delicia, los platos y vinos escogidos por el sumiller Valerio Carrera, una persona con grandes conocimientos y experiencia que ha seleccionado el vino más adecuado para cada ocasión. Comenzamos con un blanco crianza Ossian del 2010, de VT Castilla y León, elaborado 100% con uva verdejo y a su temperatura correcta.

anchoa

Anchoa de Santoña sobre caviar de tomate

.
El aperitivo consistió en una anchoa de Santoña sobre caviar de tomate y pan especiado (seleccionada de un plato de la carta), justa de sal, contrastada perfectamente con el caviar de tomate. A continuación nos sirvieron un foie sobre chutney de limón y manzana. Ciertamente exquisito.

carpaccio de dorada

Carpaccio de dorada, manzana Granny Smith, lima y cilantro

.
Entrando en los platos, siempre en formato degustación, nos sirvieron un carpaccio de dorada, manzana Granny Smith, lima y cilantro. Calidad superior y sabor sorprendente. Siguió una crema de tupinambo con huevo poché parmesano y trufa. Aunque todos los platos son excepcionales podemos decir que éste es el más sorprendente.

huevo escalfado

Crema de tupinambo, huevo poché, parmesano y trufa

.
El siguiente plato, también pescado, donde una raya sobre un lecho de hummus, copos de anisado y jugo de carabinero crearon en nuestro paladar un sabor exquisito. Nos sirvieron un vino tinto, Santa Rosa del 2008, Enrique Mendoza, DO Alicante, que previamente había sido correctamente escanciado. De uva Cabernet Sauvignon, con la temperatura de esta región española, alcanza unos sabores y contrastes excepcionales, elegante y lleno de vida.

raya

Raya sobre lecho de humus

.
Este vino fué el maridaje perfecto con el siguiente plato. Molleja de ternera con cigalas, aire de su jugo y cogollo tierno. Un plato muy bien equilibrado, pues aunque mezclaba el mar y la tierra cada uno conservaba su excelente sabor en un notable contraste de sensaciones.

molleja

Molleja de ternera con cigalas, aire de su jugo y cogollo tierno

.
Como pre-postre, un surtido de dos quesos (Torta del Casar e Idiazabal), acompañados de pan tostado especial y una compota de frutas seleccionadas para reabrir la boca, como reza en la carta. Para acompañar el postre, un vino austríaco, de la bodega más antigua de la región del Danubio, la Schloss Gobelsburg. Elaborado con la uva grüner veltliner, denso, de gran nobleza y autenticidad.

vista del jardin

El postre la estrella de la casa, la torrija caramelizada. Un postre con una gran tradición en los restaurantes del Grupo Lezama y que son ideales para terminar una comida de una forma dulce. Nos despedimos con un café y macarons, con la sensación de haber disfrutado de una escepcional comida, tanto por los platos, los vinos, el ambiente y sobre todo la profesionalidad de todas las personas que nos atendieron.

torrija

Torrija caramelizada El Alabardero

.
Para disfrutar no sólo de una buena mesa, también del entorno (un jardín muy agradable), de la tranquilidad y de un buen paseo si se desea por los jardines. O tomar la copa en la terraza con todas las comodidades y poder fumar si se desea. Muy agradable en todos los aspectos.

TE PUEDE INTERESAR

un comentario

  1. Gustavo dice:

    Esto si es una buena opción del Grupo Lezama. Tiene éxito, no ha cerrado ningún restaurante, siempre tiene muchos clientes y respeta mucho a los empleados, de hecho muchos de los que están ahora aquí proceden del antiguo Bokado. Se ha superado.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.